Aunque me declaro muy fan del papel y no lo cambio por nada, existen algunas situaciones en las que una invitación en formato digital nos viene de perlas y hoy quiero contartelas 🙂

  1. BAJO PRESUPUESTO.

Cuando un evento, como una boda, cumpleaños o bautizo, tiene un presupuesto ajustado, entiendo que la papelería pase a un segundo plano, e importe mucho más la comida y el local, por ejemplo. Para estos casos, las invitaciones digitales son ideales, porque son muy económicas y además de estar totalmente personalizadas, crean un bonito recuerdo alrededor de tu evento especial. 

  1. TIEMPO LIMITADO.

En muchas ocasiones, lo dejamos todo para el final, verdad? Y esto nos puede jugar una mala pasada, ya que a lo mejor, no tenemos el tiempo suficiente para encargar unas invitaciones en papel. 

Piensa que las invitaciones en papel, además del proceso de diseño, requieren de tiempo para imprimir, recortar, envolver, pedir sobres, etc. 

Por eso, para estos casos, las invitaciones en digital son perfectas. 

Así que, en resumen, las invitaciones digitales son económicas y rápidas de diseñar, preparar y enviar. 

¿En qué otra ocasión crees que vienen de perlas las invitaciones en digital? Te leo en comentarios 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche en el botón para mayor información.